FIFA 23 - ¿Vale la Pena?

FIFA 23 - ¿Vale la Pena?

Sin comentarios Facebook Twitter Flipboard E-mail
Portada F23 Vlp

Pese a las tradicionales burlas que le acusan de ser un ejemplo detestable de reciclaje, FIFA 23 (en consolas que no sean de Nintendo) constituye una entrega especial, cuando menos, por dos razones: se trata de la última con las cuatro siglas de la Federación Internacional de Fútbol Asociación, y es la primera sin la Liga MX, un certamen emblemático de Norteamérica, que viene a sumarse a una lista (ya no tan pequeña) de licencias perdidas.

Fuera de eso, FIFA 23 es, de nueva cuenta, una rendición con mejoras incrementales que redondean una fórmula bastante sólida, con algunos agregados que, si bien trascendentes, quizás no basten para justificar la compra de aquel jugador con un apetito casual por el fútbol y que haya comprado la entrega del año pasado.

El FIFA más responsivo y mejor animado de la historia

Lo primero a destacar es Hypermotion 2.0. El año pasado, EA Canadá introdujo una nueva tecnología de animaciones que, además de inyectar mucho realismo de movimiento, aportó una buena cuota de autenticidad en materia de ritmo de partido. En otras palabras, el fútbol dejó de ser robótico, para adoptar un compás orgánico muy agradable, donde hasta la I.A. se tomaba su tiempo para armar jugadas. Pues bien, FIFA 23 sube varias rayitas a eso mismo, con 4 mil animaciones adicionales que, contra todo pronóstico, ya hacen sentir a FIFA 22 un poquitín tosco.

La física de FIFA 23 es un auténtico espectáculo

Con el control entre las manos, esto se traduce en fútbol todavía más lento, pero extraordinariamente responsivo. Un día, en el futuro, alguien se va a reír de lo que vamos a decir, pero al menos hasta el año de nuestro señor de 2022, FIFA 23 es el juego deportivo más preciso y mejor animado que hemos visto. No faltará quién pregunte dónde quedan MLB The Show y NBA 2K. Ambos son excelentes juegos, pero en ellos todavía son más que evidentes las conexiones entre diferentes capturas de movimiento. Estamos seguros de que FIFA 23 todavía tiene la captura de movimiento como uno de sus cimientos más fundamentales, pero la cuota de simulación en tiempo real es tan abundante que, genuinamente, logra hacer de cada jugada, algo diferente -todo lo opuesto a Madden, por cierto-.

Ritmo De Juego Fifa 23

Efectuar un cambio de ritmo, chocar al rival con el hombro, jalarlo, tropezarlo o hacerle un banquito, son todas acciones posibles, instantáneas e impredecibles dentro de FIFA 23. Quedamos fascinados con el simple hecho de ver a dos jugadores enredar sus piernas por accidente y caer como ocurriría en la realidad. Y aquello de los banquitos es nuevo o, cuando menos, no lo habíamos visto así antes. El año pasado, la disputa de pelotas aéreas fue uno de los pocos reproches que tuvimos para la jugabilidad -lo mencionamos en nuestra reseña-. En FIFA 23, esta instancia del juego también recibió ajustes procedurales, lo que da pie a colisiones anatómicamente realistas con los porteros, incluso hasta un poco exageradas.

Verás al portero, un par de defensas y a un delantero, luchar por alcanzar la pelota, empujándose hacia abajo, hacia los lados, cayendo unos sobre otros, e incluso dando piruetas en el aire, debido a los múltiples choques y tal. Todo eso, sumado a dedos flexibles en los guardametas y articulaciones que se doblan orgánicamente en los defensores, convierte a la física de FIFA 23 en un auténtico espectáculo. No dudamos que en YouTube encuentres vídeos con bugs, pero no son una constante, y preferimos una que otra anomalía o pose en 'T', que las mismas capturas de movimiento de siempre, que hacen que juegos deportivos como Madden se sientan como algo que conocemos de memoria, desde hace una década.

Otro cambio que notamos, casi de inmediato, es que ahora la pelota se comporta de un modo menos mecánico. No nos queda muy claro si es la espesura del nuevo césped -algo que, en efecto, modificaron- o el balón como tal, el hecho es que el tiki-taka ya no puede ser tan veloz y los pases no resultan tan matemáticamente exactos. Eso deja a los defensores anticiparse e interceptar con más frecuencia, y afecta también a la Inteligencia Artificial, la cual es un poco más propensa a errores que, más que criticables, se perciben como normales en un partido de fútbol entre jugadores reales, no robots.

Fifa Fisica 23
Los remates de cabeza recibieron una física mejorada y más realista

Por otro lado, EA hizo mucha promoción a un nuevo feature que denomina AcceleRate -AcelerAcción en español-. Te percatas que existe, cuando notas que un jugador demora más de lo normal en esprintar. Esa nueva característica asigna a cada futbolista una explosividad propia, a la hora de correr, lo cual es realista, aunque puede resultar un poco desesperante con ciertos jugadores y desproporcionado con otros. Antony, del Manchester United, por ejemplo, es un tipo que parece que vuela por la banda, y este desequilibrio es todavía más perceptible en el fútbol femenino, donde el carácter liviano de los cuerpos, se prestaba para un ritmo de juego veloz de antemano. Bueno, pues ahora hay veces que parece que las chicas van patinando, más que corriendo. La idea, en general, es correcta, pero la ejecución tiene margen de mejora.

Este quizás es el FIFA que más balance demuestra entre herramientas ofensivas y defensivas

En su conjunto, todos estos cambios de física, de inteligencia artificial y comportamiento del balón, producen una sinfonía de fútbol procedural, donde nunca sabes exactamente qué va a pasar. Es emocionante. De hecho, debemos confesar que invertimos más tiempo del que debimos viendo repeticiones, sólo para contemplar la física en acción. Entregas pasadas de FIFA fueron construyendo el camino para llegar a este punto, a este equilibrio, de modo que la entrega de 2021 ya tiene algunos de los bloques de construcción que hoy vemos desdoblarse en FIFA 23, y estamos seguros de que la evolución paulatina continuará, pero hablamos ya de pulir, no de construir, como tal.

Nuevas formas de jugar

FIFA 23 no sólo recibió nuevas tecnologías que impactaron en su ritmo de juego, sino también nuevas mecánicas. La primera y más notoria es el Power Shot o Zapatazo. Se trata de una mecánica de corte arcade, que consiste en oprimir ambos bumpers al mismo tiempo y después el botón de disparo. La cámara, entonces, hace un acercamiento a tu futbolista, mientras este "carga" su disparo y ¡BOOM! Si vuelves a presionar el botón de tiro en el momento exacto, obtienes un disparo a puerta súper potente -de esos que dan miedo cuando eres portero- pero no necesariamente preciso, y si te falla la sincronía, bueno, sale un tirititito patético.

Nuevos Tiros Libres
Los nuevos tiros libres dependen del punto de contacto en el balón

Lógicamente, para tener éxito, el "tiro cargado" -por llamarle de algún modo- requiere tiempo y espacio, pero como dijimos hace un instante, no garantiza absolutamente nada y, de hecho, llegamos a efectuar varios donde el balón salió tremendamente desviado o el arquero logró detenerlo. En otras palabras, el costo no es proporcional al beneficio, pero es un recurso adicional y eso siempre es positivo.

Notamos también que, si mantienes oprimido el botón de entrada defensiva (Círculo o B), tu jugador estira un poco más la pierna, lo que sumado a los pases más imprecisos de este año, mejora tus posibilidades de desviar o interceptar la pelota. Así que ahora, cuando la máquina tiene el balón, ya no existe esa sensación de frustración al estar correteando al CPU por minutos sin fin. En otras palabras, este quizás es el FIFA que más balance demuestra entre herramientas defensivas y ofensivas.

Del lado del modo carrera como jugador hubo cambios todavía más profundos

En una categoría apartada, pero también correspondiente a las mecánicas, están las de jugadas prefabricadas, es decir, córners, tiros libres y cobros de penal. Los primeros sufrieron cambios positivos con una nueva interfaz, basada en el punto de contacto sobre la pelota. En la pantalla aparece una especie de cursor que indica dónde vas a pegarle al balón y también una línea parabólica que ilustra el efecto que ese punto de contacto tendrá en la trayectoria, ello, aunado al lugar donde te pares y la potencia que imprimas, aporta muchísimo más control sobre los centros o los tiros de castigo. De nuevo, no reinventa la rueda, pero es más interesante que lo que teníamos antes y, en el caso de los tiros de esquina, más realista.

Penal F23

En los penales, la cosa es muchísimo más simple, pero proporcionalmente natural e intuitiva. Sobre el punto de penal palpita un círculo, el cual se hace más grande y más pequeño. Para dar puntería y potencia al cobro, es preciso oprimir el botón de tiro justo cuando el círculo está en su punto más pequeño. Si lo haces correctamente y el arquero no adivina, convertirás el penal en gol. Más allá de la nueva mecánica, lo que nos gustó de este sistema es que no es tan caprichudo con la dirección. En entregas pasadas, la potencia no era problema, pero colocar el balón era más difícil de lo que debería, para tratarse de una pena máxima.

¿Y fuera de la cancha?

El año pasado fue uno de reciclaje y reúso para FIFA, tomando ideas de ciertos modos para implementarlas en otros. En FIFA 23 hay un poco más de innovación, y eso aplica a varios de los formatos de juego predilectos, empezando por el modo franquicia, donde los cambios son dos fundamentalmente. El primero y favorito, para nosotros, es aquel que permite abreviar los partidos y participar solamente en jugadas importantes, tanto a la ofensiva, como a la defensiva. Esta es una idea que no es nueva para el género deportivo -Madden y MLB The Show la implementan desde hace años- y le imprime una emoción diferente a la dinámica del duelo porque, como no disputas los 90 minutos, cada momento se siente como una oportunidad decisiva que hay que aprovechar.

Así las cosas, el juego te pone en control de un contragolpe propio, defendiendo uno del rival, cobrando un tiro de esquina, un tiro libre, una carrera solo contra el portero, un penal a favor, un penal en contra, etcétera. Antes de que arranque la acción, hay un conteo regresivo de 3 segundos y ¡vámonos!

Negociaciones
El medidor de tensión da un matiz un poco más dinámico a las negociaciones

El concepto es indispensable en un juego deportivo moderno y la ejecución es, en términos generales, buena, pero hay bordes ásperos. A veces, por ejemplo, el juego te puede poner en control de un contragolpe, pero si pierdes el balón un instante y lo recuperas inmediatamente, el sistema considera la jugada arruinada y pasa a lo que sigue. Del mismo modo, si se viene una descolgada rival y la interrumpes para comenzar la tuya, la cosa se detiene ahí y pasas al momento subsecuente. Nos llegaron a tocar múltiples penales en contra en un mismo partido, así como una jugada en la que todos los futbolistas quedaron pasmados de un lado de la cancha. Cositas así. De nuevo, la idea es excelente, pero hay que pulir la implementación.

Las actividades extra cancha son un concepto nuevo, con mucho potencial

Otra novedad radica en las transferencias, un elemento muy importante del modo franquicia, pero también un poco desabrido. Para meterle más sabor, este año FIFA agregó un medidor de tensión que permite negociar con algo más de idea sobre lo que estás haciendo. Si el medidor lo permite, por ejemplo, puedes intentar cobrar más por un jugador. Y tras la negociación, el juego te da una calificación e informa si pudiste haber hecho algo diferente. Es un paso en la dirección correcta, pero, paradójicamente, acá FIFA podría copiar una página de Madden y decirte, de antemano, qué posiciones de tu plantilla requieren especial atención por falta de calidad y tener a la mano todos los datos para maniobrar durante la negociación como tal. No es así, de modo que, si durante la discusión surge la opción de un intercambio, a menos que conozcas tu plantilla de memoria, no sabrás bien si estás afectando negativamente la profundidad de tu equipo. Eso por no mencionar que la falta de voces sigue siendo muy anticlimática.

Carrera Jugador Personalidad
Después de cada partido, te indican qué perfil de personalidad desarrollaste más

Ahora bien, de lado del modo carrera como jugador hubo cambios todavía más profundos con la introducción de tres arquetipos en torno a los cuales ahora gira la modalidad completa. Puedes aspirar a ser el disidente del equipo, que vendría siendo algo así como la estrella egoísta; el virtuoso, que sería el jugador de equipo; o el corazón, quien es el que inspira al resto de sus compañeros. Dependiendo de por cuál de los tres te vayas inclinando a lo largo de tu carrera, se potenciarán ciertas estadísticas de tu jugador. El Disidente, por ejemplo, recibe boosts en penales, drible y control de balón; el Corazón recibe impulsos en visión, reacciones y posicionamiento; mientras que el Virtuoso recibe beneficios en balance, agilidad, resistencia física y tal.

Todo lo que hagas, tanto en los entrenamientos, como en decisiones financieras y actividades extra cancha, abona puntos a alguna de estas categorías y moldea a tu jugador. Esto, en paralelo con los puntos de entrenador, los cuales determinan si eres titular o suplente, así como las transferencias, el desempeño en selección nacional, etcétera.

Actividades Extra Cancha
Entre las actividades a tu disposición hay decisiones, compras o inversiones; acá puedes contratar un chef o un podiatra, por ejemplo

Aquello de las actividades extra cancha es un concepto nuevo, con mucho potencial y realista. Puedes, por ejemplo, invertir parte de tu abundante salario en un equipo de esports, en una causa altruista o en una marca de ropa; también es posible pagarte un asistente, comprarte un palco en el estadio, tomar clases de idiomas, etcétera. Y hay momentos decisivos, en los que debes elegir cómo reaccionar a situaciones específicas, tales como una derrota dolorosa, fechas importantes, en fin.

Pro Clubs es, ahora, un modo un poco más ágil y atractivo

Todo esto te inclina hacia una personalidad u otra, el problema es que consiste en cajas de texto. Aquí vendrían muy bien algunas cinemáticas, aunque fueran mudas, como las del resto del juego. Si se las añaden el año entrante, la cosa va a ser más entretenida, pero de momento, hay algo desabrido en la implementación. Además hay que entrenar para sumar puntos, la progresión es lentísima, y aún después de horas de juego, no sentimos que nuestro futbolista realmente fuera evolucionando o cambiando. Acá también puedes jugar solo momentos clave, pero es una muy mala idea porque, como hay objetivos fijos en cada partido, si te saltas los 90 minutos, cumplir las metas establecidas se vuelve cosa de suerte.

Fútbol alternativo

Ha pasado ya algún tiempo desde que Electronic Arts decidió consolidar Volta con FIFA, lo cual fue una decisión acertada. Otra decisión acertada ha sido la de prestar más atención a Pro Clubs, la modalidad donde puedes desempeñar el rol de un solo jugador en un equipo de 11, en línea.

Pues bien, este año, ambos formatos de juego están fusionados en términos de progresión y comparten recompensas -cuando aplica, porque en Pro Clubs no llevas ropa de calle-. Así, por ejemplo, si juegas Volta, ganas experiencia para Pro Clubs y, del mismo modo, si desbloqueas un nuevo tatuaje en Volta, lo puedes usar también en Pro Clubs. Es una buena idea que adereza un modo que por mucho tiempo estuvo abandonado, pero parece ir en una espiral ascendente desde el año pasado.

Juegos De Habilidad

En sí mismos, ambos modos son esencialmente lo mismo que recuerdas de FIFA 22, aunque con sutiles diferencias, especialmente del lado de Pro Clubs, donde ahora la progresión es notoriamente más ágil y que también permite acumular experiencia practicando Juegos de Habilidad, por si tus compañeros de equipo no están disponibles, aunque claro, siempre está la opción de disputar partidos con extraños y listo. Los partidos casuales ahora son un minuto más breves, finalizan con gol de oro -si es necesario- y concluyen con una pantalla de reconocimiento para los jugadores que más contribuyeron a sus equipos durante el duelo. En pocas palabras, Pro Clubs es, ahora, un modo un poco más ágil y atractivo, sin mencionar que se añadieron cuatro perks para hacer las cosas más interesantes. Pro Clubs se ha convertido en uno de nuestros modos favoritos desde el año pasado.

Volta
Hay nuevos y divertidos minijuegos en Volta Arcade

Tampoco dejamos pasar la oportunidad de echar un vistazo a Volta Arcade, que sigue presente, ahora con nuevos mini juegos, igual de divertidos que los que recuerdas. Nuestro único reproche para Arcade y Squad Battles en general, es el mismo del año pasado: no es raro estar en partidos donde todos visten el mismo atuendo, dificultando distinguir entre compañeros y adversarios, y también hay uno que otro bug de netcode que ralentiza el gameplay y no permite mover a tu personaje correctamente. Son anomalías, pero nos ocurrieron y hay que mencionarlas.

Otros reproches menores que tenemos son que es posible pasar de Pro Clubs a Volta con presionar un botón, pero no es así para regresar, ¿por qué? Ni idea. Y bueno, todas las ropitas son caras… ¿25 mil monedas por unos calcetines? ¡Ah, pero claro, los puedes comprar con dinero real! No es tanto… son 50 centavos de dólar por la mayoría de los artículos -1 dólar por algunos de los más extravagantes-, pero bueno, son unos calcetines imaginarios, pues. Al final nadie te obliga a comprarlos, eso sí.

Ultimate TeamTEAM

Irónicamente, este año, quizás el frente más controvertido de FIFA 23 sea Ultimate Team. Vaya, siempre ha sido un aspecto polémico del juego porque es una modalidad muy inclinada hacia los micropagos, pero luego de más de una década, es preciso reconocer que no había mucho que abonar a la discusión.

FIFA 23 representa una mejora incremental

Pues bien, en FIFA 23 hay un cambio importante que nos gustaría tuviera que ver con el asunto de los micropagos, pero no es así, la polémica gira en torno a la química, sistema que ha sufrido su cambio más dramático jamás.

La química, para quien no esté familiarizado con el tema, es la mecánica que te obliga a tener jugadores que compartan liga, nacionalidad o club para que su desempeño sobre la cancha sea óptimo. Es, desde cierto punto de vista, el alma de FIFA Ultimate Team porque es lo que tiene a la gente gastando en sobres: la búsqueda de jugadores específicos que completen el rompecabezas de la química.

En el pasado, la química era un asunto relativamente simple: si tenías a dos o tres jugadores que compartieran alguno o todos los requerimientos antes mencionados, cerca unos de otros, tenías una buena o excelente química.

Nueva Quimica
Ahora, el valor máximo de química al que puede aspirar un equipo es 33, en vez de 100

En FIFA 23, la química no depende de la posición, sino de un sistema de puntaje en el cual todos los jugadores pueden aspirar a tener un máximo de tres puntos de química, cada uno, y esos puntos se obtienen sumando cierto número de jugadores que compartan país, liga o club. Si, por ejemplo, tienes dos jugadores del mismo club, eso equivale a un punto de química para cada uno. Si también son del mismo país, suman otro punto de química, así que tendrían dos puntos de tres. Pero si tienes ocho jugadores del mismo país, esto otorga los tres puntos de química para todos ellos. Es un sistema mucho más flexible y se presta para desafíos de creación más interesantes. También es un mecanismo poco intuitivo, que no está bien explicado.

Este año hay cambios importantes para quienes gustan de invertir su tiempo (y dinero) en FUT

Por otro lado están los Momentos, un nuevo modo de juego que recuerda a los retos de Madden Ultimate Team, donde en vez de poner a tu plantilla a competir contra las de otros jugadores directamente, se te ponen una serie de desafíos conceptuales -en su mayoría breves- que otorgan recompensas, en este caso, estrellas que puedes canjear por sobres.

Hay momentos orientados a los conceptos básicos del juego, como dar un pase y marcar un gol; otros a la carrera de un jugador en concreto; unos más a maniobras complicadas que, requieren, por ejemplo, que anotes un tiro libre o que marques un gol con un defensa; hay desafíos semanales, etcétera, etcétera. A menudo, completar estos retos es rápido y la recompensa puede variar, dependiendo de la dificultad. Es un concepto que, como dijimos antes, ya existe en Madden, la diferencia es que en Madden está optimizada para que, de un reto avances a otro sin pasar por el menú. Acá, cada que completas una tarea, debes regresar al menú de la modalidad y, en ocasiones, demoras más en ir y venir, que en cumplir la tarea requerida. Por supuesto, hay desafíos con ciertos requerimientos de plantilla, pero cuando no es el caso, el modo debería permitirte saltar de un reto a otro sin interrupciones. Como sea, es un formato de juego adictivo, por si le hiciera falta más de eso a FIFA Ultimate Team.

Fuera de lo ya mencionado, la modalidad se mantiene, a grandes rasgos, igual, incluyendo los cuestionamientos sobre su balance, donde tu primera partida puede ser contra un equipo con cartas muchísimo mejores a las tuyas, eso no va a cambiar. Dejando ese asunto de lado, hay que reconocer que este año hay cambios importantes para quienes gustan de invertir su tiempo (y dinero) aquí.

El color del fútbol

Por lo concerniente a presentación, FIFA 23 tiene una mejora incremental, donde los modelos de los jugadores se ven, tal vez, un 15% o 20% mejor, partiendo, lógicamente, desde el punto donde estaban el año pasado. En pocas palabras, los jugadores lucen muy bien, con especial énfasis en el cabello. Dicho eso, este es uno de los pocos frentes donde eFootball sigue siendo superior, desde nuestra perspectiva.

F23 V F22
FIFA 23 (Izq.) Vs. FIFA 22 (Der.)

Ya que mencionamos a eFootball, aprovechamos para traer a la mesa el siempre espinoso tema de las licencias, porque Konami ha estado librando una guerra de guerrillas muy incómoda contra EA, y no hay forma de ignorar el gran elefante en la habitación que es la despedida de la Liga MX, la cual es desde este año, exclusiva de eFootball. Esta es una pérdida colosal para EA, pero también lo será para los fanáticos de la franquicia en México, donde FIFA es uno de los títulos, consistentemente, más vendidos, año tras año. Y, como la CONCACAF Liga de Campeones no forma parte de FIFA (todavía), no hay como subsanar la pérdida, como la saga sí lo hace con la Libertadores, la cual aloja a algunos de los clubes más importantes de Sudamérica, a pesar de no tener, por ejemplo, los derechos de la liga brasileña.

La pérdida de licencias ha llegado a un punto en el que opaca la propuesta

En Italia ya hay varios clubes perdidos que, cuando menos, tienen a sus jugadores reales, no así con ciertas selecciones, como la brasileña, la cual tiene el aspecto auténtico, pero nombres inventados, al más puro estilo de International Superstar Soccer 64. La situación no es, ni por mucho, tan dramática como solía ser la de PES, pero no cabe duda de que Konami le ha pegado duro a EA en ciertos frentes, y el efecto es un distractor de la inmersión.

Mujeres F23
El modo femenil se beneficia de todas las mejoras de gameplay que hay en el resto del juego, aunque con efectos distintos

Para compensar -hasta cierto punto- EA incorpora, este año, dos ligas de fútbol femenino, el primer aporte que el estudio ha hecho a este frente de la experiencia desde 2016. Se trata de las ligas inglesa y francesa, en un movimiento histórico muy importante para el balompié femenil, considerando que FIFA, como videojuego, es un ícono cultural muy representativo del fútbol. Es una pena que ligas como la mexicana, precisamente, no vayan a poder estar en el futuro próximo, pese a su enorme evolución. Cabe acotar que sólo se pueden diputar las ligas, pero sin gestión de equipo o contrataciones, puesto que sólo son dos competencias, así que el mercado de traspasos seguramente sería exageradamente limitado.

Volviendo al tema meramente de la presentación, otra novedad son algunas cinemáticas especiales para fichajes o despidos, y para  partidos importantes, en los cuales apreciamos a la gente llegando al estadio e, incluso, un montaje preventivo con jugadas espectaculares entre ambos equipos, como recapitulando lo que ha pasado en duelos previos para aumentar el hype. Hablamos, claro, de un Liverpool Vs. Manchester United o un Real Madrid Vs. Barcelona, encuentros de ese tamaño.

Intro Mancity Vs United
Como todo lo cosmético, estas cinemáticas se vuelven reiterativas con el tiempo, pero se agradecen igual

De la mano de lo que mencionábamos al comienzo -de Hypermotion 2.0 y las nuevas mecánicas de tiro- también tenemos repeticiones que buscan capturar a detalle la gloria de las animaciones, pero también la parte matemática de las jugadas, mostrando estadísticas e incluso probabilidades de gol de ciertas jugadas clave. Tooodo esto es un muy buen toque, representativo de la gran cantidad de recursos que EA invierte en FIFA año tras año, y que más importante que eso, abona a la inmersión, al realismo, aunque con el tiempo, pierda la magia, debido a la reiteración.

Un refinamiento, acompañado de ajustes y novedades moderadas

Otro buen toque fue el de incorporar a Ted Lasso y al AFC Richmond al juego. Fue una gran, gran idea de quien sea que la haya tenido. Es una lástima que, como EA no ha metido voz en sus cinemáticas, no podamos escuchar a Jason Sudeikis hablar, pero bueno, un acierto y un toque de creatividad .

No hay muchas novedades que reportar en torno al audio y las narraciones. Lo cierto es ya es tiempo de que a Luis Fernando Palomo y Mario Alberto Kémpes se sume una mujer, no sólo en aras de la diversidad que ya vemos en otras áreas del juego, sino también de la variedad, pues aunque la dupla sigue siendo perfecta para FIFA, el paso del tiempo ya ha hecho mella en la frescura; hacen falta nuevas líneas, más anécdota y algo más que "un oso, pero con garras". Dicho eso, no queremos dejar de lado el hecho de que EA haya grabado los nombres de muchas de las jugadoras nuevas, que era lo mínimo que se podía esperar.

La música, como siempre, variadita, mezcla de rock alternativo, EDM, reggaeton y pop, donde fiel a la tradición, hemos encontrado al menos una canción digna de shazammear. A menos que lo tuyo sea el metal y solo el metal, algo acá te va a gustar, y todo es licenciado.

Si eres mexicano y compraste FIFA 22 ahí tienes la Liga MX, acá ya no

Por lo concerniente al frente técnico, hubo pocas imperfecciones, pero las hubo: una que otra articulación haciendo cosas extrañas, jardineros en poses de 'T', un par de errores garrafales del portero -uno de las cuales está en el gameplay de arriba-, lo que mencionábamos del netcode en Volta, ciertas pantallas de carga perpetuas, y sutiles inconsistencias de framerate durante los montajes pre-partido. Nada de esto es constante o catastrófico, pero pasa. Y también hubo una virtud importante que es el juego cruzado, aunque lastimosamente, no aplica para modos cooperativos, lo cual es una lástima, considerando que FIFA 23 es un título con muchos elementos de este tipo.

FIFA 23 es una entrega mucho más propositiva que la del año pasado, cuando la franquicia se conformó con mudar mecánicas de una modalidad a otra. Estamos ante la rendición más responsiva y visualmente pulida en la historia de la saga, pero para quienes la siguen año con año, representa sólo eso: un refinamiento, acompañado de ajustes y novedades moderadas.

Eso sí, la pérdida de licencias ha llegado a un punto en el que opaca la propuesta, especialmente en Latinoamérica, donde ya faltan suficientes equipos y nombres relevantes, como para quizá pensárselo dos veces, especialmente si eres mexicano y compraste FIFA 22 -ahí tienes la Liga MX, acá ya no-.

FIFA 23 es, como siempre, un juego de fútbol exquisitamente producido, y es evidente que EA se esfuerza por entregar cosas frescas año con año, pero hace tiempo que ya no parece sustentable para quienes esperan profunda innovación cada 12 meses. Con eso en mente, no se puede decir que valga la pena para todos por igual. Lo vale si no te interesa la Liga MX, no tuviste FIFA 22 o no quieres dejar pasar la actualización del Mundial, más adelante este mismo año. Para el resto, nuestra recomendación es esperar dos años entre entregas de la serie.

Comentarios cerrados
Inicio