Bungie es demandada por un cheater al que había demandado por vender trampas para Destiny 2

Bungie es demandada por un cheater al que había demandado por vender trampas para Destiny 2
1 Comentario

La historia se remonta hace un año cuando el vendedor de cheats para Destiny 2, AimJunkies, fue demando por Bungie, sin embargo, el cheater ha contrademandado a la compañía por acceder ilegalmente a uno de sus computadores en busca de pruebas.

¿Cómo comenzó todo?

Bungie presentó una queja en un tribunal federal en Seattle el año pasado, acusando a AimJunkies y Phoenix Digital, que aparentemente creó su software de trampas, de, entre otras cosas, infracción de derechos de autor y marca registrada.

Pero a principios de este año, un juez de Estados Unidos se puso parcialmente del lado de AimJunkies y concluyó que la queja original no proporcionaba pruebas suficientes de que la empresa había infringido ningún derecho de autor.

Más tarde, una queja enmendada de Bungie agregó más detalles sobre la infracción de derechos de autor, incluía información sobre varias personas supuestamente involucradas, como James May, quien según el estudio era un desarrollador de cheats de terceros.

Un giro inesperado

Ahora, como informó TorrentFreak, AimJunkies ha contrademandado a Bungie, alegando que el desarrollador de Destiny accedió ilegalmente a la computadora de May con la esperanza de encontrar pruebas que respaldaran su propia demanda contra la empresa, AimJunkies afirma que Bungie violó la ley de derechos de autor, mejor conocida como: DMCA al eludir las medidas tecnológicas de protección de su software de trucos.

TorrentFreak también señala que, si bien Bungie ahora se reserva el derecho de acceder a las computadoras de los jugadores con fines anticheating, esto obedece a una violación de la ley de abuso y fraude informático, lo que puede interpretarse como hacking.

Aunque las razones que expone AimJunkies para la contrademanda son reales, falta ver cuál será la siguiente jugada de Bungie, que en casos anteriores ha pedido sumas de 7 millones de dólares por daños y perjuicios en un caso de fraude, para este caso se espera que la compañía reclame 13 millones de dólares ante la empresa de trampas.

Temas
Inicio
Inicio