Hace 10 años Microsoft condenó al Xbox One con la peor presentación de una consola en toda la historia
Xbox One

Hace 10 años Microsoft condenó al Xbox One con la peor presentación de una consola en toda la historia

Un 21 de mayo de 2013 Microsoft presentó al mundo su consola de octava generación: Xbox One. Después del sorprendente éxito del Xbox 360 y consolidación de sagas como Halo y Gear of War, los de Redmond entraban en su tercera Guerra de Consolas bajo un argumento... poco convencional: entretenimiento todo en uno. Xbox apostaba por las tendencias de una plataforma de streaming al tiempo que descuidaba a los jugadores tradicionales, lo que al final le costaría mucho más que una generación perdida.

Xbox One la consola con todo... menos videojuegos

Para 2013 plataformas como Disney + o HBO Max eran innecesarias para las grandes compañías del entretenimiento, pues Netflix no era una competencia, sino un canal más para ofrecer contenido que, principalmente, estaba destinado para cine y televisión. En aquellos días las televisiones inteligentes y los smartphones no era el centro del entretenimiento y mucho menos un dispositivo común entre las masas. Pero en Microsoft sabían que todo estaba por cambiar.

Aquel 21 de mayo el Xbox One perdió cualquier posibilidad de competir con la PS4

Tras el éxito del Xbox 360 y el cambio generacional, Microsoft buscó adelantarse a la competencia con una consola que pudiera combinar todo lo que los jugadores habían adoptado en los últimos años: juegos exclusivos, contenido en video bajo demanda, múltiples servicios de música y video, acceso a Internet y juegos bajo demanda en formato digital. Dichas aplicaciones y servicios habían sido implementadas en actualizaciones complejas que revitalizaron al Xbox 360 en más de una ocasión, pero con tacto suficiente para que el usuario no se sintiera "amenazado".

Dar seguimiento a este ecosistema era la clave... pero para ello había que apostar por un futuro más acelerado. Microsoft presionó a la industria a cambiar y la primera muestra de ello fue la presentación del Xbox One. Lo que parecía una típica revelación de la consola se convirtió en un desastre de relaciones públicas y marketing. Aquel 21 de mayo el Xbox One perdió cualquier posibilidad de competir con la PS4.

Xbox One a costa de los jugadores

Don Matrick Xbox One
Don Mattrick... el gran villano de Xbox One

Vamos por partes. Durante la revelación del Xbox One sucedieron cosas curiosas, derivadas de este enfoque de entretenimiento. En una entrevista para Gamespot de 2019, después del último E3 del Xbox One, Phil Spencer, actual head of Xbox, habló sobre todo lo que salió mal en aquella presentación, haciendo un especial énfasis en los 30 minutos que la compañía tardó en hablar de videojuegos.

"Si regresas y miras [la presentación], lo que verás es un evento que se centró mucho en Xbox como plataforma de televisión. Mostramos cosas como 'Atinale al Precio', por ejemplo. De hecho, creo que la primera pieza de contenido que mostramos en una Xbox One fue un programa de televisión".

Phil Spencer no era el responsable de la división de Xbox en aquellos días. Fue Don Mattrick el encargado de presentar la consola al mundo y de encabezar la estrategia de "entretenimiento todo en uno" de Xbox One. Si bien el ejecutivo había tenido un paso discreto en los últimos años del 360, fue hasta la aparición de la nueva consola que sus ideas comenzaron a torcer el camino.

Xbox creó una división llamada Xbox Entertainment Studios, algo que hoy Nintendo y PlayStation replican

Xbox One se reveló al mundo con un vistazo a sus funciones para ver televisión. Fue ahí donde apareció Atinale al Precio, ESPN y la Star Trek de JJ Abrams con una demo de cómo hacer una videollamada en la consola a través de Skype. Años después esta idea evolucionó al punto en que Microsoft y Xbox crearon sus propios contenidos originales a la Netflix para darle sentido a la idea del entretenimiento; una estrategia que hoy en día es la norma.

Antes de pasar a los primeros juegos de Xbox One, Microsoft hizo una pequeña parada en Kinect 2.0, el dispositivo de control de movimiento que elevó en 100 dólares el precio de la consola en Estados Unidos y que, un año después, se convertiría en la primera víctima de Phil Spencer, cuando lo eliminó de los bundles para bajar el precio del Xbox One. Kinect se sentía como un lastre para los usuarios y entre los jugadores no había emoción por retomar su relación con un dispositivo... anecdótico.

Casi 30 minutos después comenzaron a llegar los juegos: FIFA, Madden UFC, Forza 5, Quantum Break y luego más entretenimiento. Xbox creó una división llamada Xbox Entertainment Studios, algo que hoy Nintendo réplica como Nintendo Pictures y que PlayStation ha llamado PlayStation Productions, ambas con éxitos como Super Mario Bros la Película y The Last of Us de HBO, respectivamente. Pero hace 10 años eso no era relevante. Ni siquiera la presencia de Steven Spielberg confirmando la serie de Halo ayudó a que la división prosperará. Una vez más, Xbox se adelantó, pero perdió ante sus ambiciones.

The Dig Xbox Entertainment Studios Unearths E T Cartridges
Xbox desenterró a ET para sus producciones originales

Ya para cerrar, Activision apareció en escena para presentar el nuevo juego de la serie: Call of Duty: Ghosts, inspirado en el mítico personaje de la saga Modern Warfare. No fue el mejor CoD pero en aquellos años la relación de Xbox y Activision era una de las más fuertes de la industria... hasta que PS4 comenzó a vender más y Sony se quedó con todas las exclusivas adelantadas, bundles y acuerdos comerciales. Xbox 360 fue clave para el éxito de CoD pero Xbox no pudo mantenerse a la altura de la saga.

Aquella presentación terminó con mucha confusión por parte de los jugadores, sobre todo por el enfoque de Xbox al apartado de entretenimiento. Si bien Xbox 360 ya era un dispositivo compatible con Netflix y YouTube, su principal función seguían siendo los videojuegos. Pero Xbox One no se sentía así... se percibía extraña y lejana. Y todavía faltaba lo peor.

Xbox One y sus políticas del futuro

Antes de la presentación inicial había decenas de rumores sobre una situación particular de hace 10 años: los juegos usados. Puede que ni siquiera lo sepas, pero hace unos años las tiendas de Estados Unidos tenían ingresos de locura por los juegos usados, por lo que varios publishers comenzaron una lucha para sacar ganancias de los juegos que se vendían por segunda, tercera o cuarta vez. Microsoft aprovechó este pequeño lapsus de la industria para promover una serie de políticas en favor de los desarrolladores y publishers... así como del control de todo su sistema.

Juegos Usados Xbox
Hace 10 años los juegos usados eran un "gran" problema para la industria

Microsoft quería adelantarse a un mercado completamente digital y no lo logró... con justa razón

Horas, días y semanas después de la revelación del Xbox One, Microsoft reveló una serie de políticas en las que se advirtió que la consola necesitaría una conexión permanente a Xbox Live para hacer una verificación del sistema cada 24 horas, indispensable para usar cualquier de sus funciones. Y sí eso ya era incendiario, Microsoft también confirmó que la consola no sería compatible con juegos usados, así que se tendría que adquirir una nueva licencia del juego para poder correrlo en la consola.

Pero no todo era malo, entre esos extraños apéndices también se hablaba de la posibilidad de vender e intercambiar juegos digitales entre particulares (lo que nunca sucedió), así como usar los juegos digitales en cualquier consola con una misma cuenta y mantener nuestro avance en la nube sin Xbox Live Gold (ambas sí llegaron a la versión final). Eso sí. Nada de los puntos positivos importó y toda la atención se centró en las quejas sobre los juegos usados y la conexión permanente.

Microsoft tardó más de un mes en rectificar sus políticas, abandonando las restricciones contra los juegos de segunda mano y dejando atrás la conexión permanente, para quedar bien con los jugadores. Otra vez, Microsoft quería adelantarse a un mercado completamente digital y no lo logró... con justa razón. Si bien hoy en día puedes tener una consola conectada todo el día a Internet, la decisión es completamente tuya. Mientras que los juegos usados y las tiendas que los venden son una tendencia a la baja, sobre todo cuando Game Pass y el mercado digital ofrecen mejores formas de rentar / comprar un contenido.

Xbox One Presentacion
Xbox One con conexión permanente y chequeo cada 24 horas... ¿algo anda mal?

Sea como sea, Microsoft nunca se pudo reparar de todos estos golpes. PlayStation aprovechó para burlarse de Xbox One en su presentación de E3. Don Mattrick renunció casi dos meses después de la presentación de Xbox One. Xbox dejó de reportar públicamente las ventas de sus consola. Kinect desapareció. Xbox Entertainment Studios cerró. Y "Xbox One perdió la peor generación que podían perder", según Phil Spencer.

Xbox One un adelantado a su época

10 años después de la peor presentación de una consola en toda la historia, el camino que marcaba Xbox One no parece tan descabellado. Microsoft se adelantó un año con el lanzamiento del Xbox 360, jugada que le permitió pelear por el segundo lugar ante el PS3 de Sony. Adelantarse una (o dos generaciones) parecía lógico y había argumentos interesantes, pero la pésima comunicación en las decisiones y el desdén ante los jugadores impidieron que la idea siquiera pudiera asimilarse. Incluso hoy se siente el peso de aquellas decisiones y puede que todavía le quedan varios años más de pena a Xbox antes de ser ese referente en la industria que vimos en lo mejores años del Xbox 360.


Temas
Inicio