Sonic Frontiers - ¿Vale la pena?
PS5

Sonic Frontiers - ¿Vale la pena?

Para nadie es un secreto que Sonic no ha tenido buena suerte con sus últimos lanzamientos en videojuegos, pues el erizo sigue batallando por encontrar una fórmula certera que tenga contentos a todos sus fans. Por lo tanto, 2022 es quizá uno de los años más importantes en la historia de Sonic, con el lanzamiento de su segunda película live action, una nueva serie animada y la enorme continuidad que han tenido sus cómics, lo único que hace falta es un juego que pueda aprovechar la buena racha de la que goza la mascota de Sega. Y es aquí donde entra Sonic Frontiers, una propuesta que coloca a Sonic en un mundo abierto completamente nuevo, donde la exploración, el combate y la velocidad son claves para toda la aventura. ¿Logrará Frontiers ser el juego que Sonic necesitaba o estamos ante otro experimento fallido? Y más importante aún ¿vale la pena? Quédate con nosotros para descubrirlo.

La frontera entre el ciberespacio y el mundo real

Tras recibir una extraña señal proveniente de las Esmeraldas del Caos, Sonic, Tails y Amy tienen que viajar a Starfall Island, donde una extraña energía provoca que todos queden atrapados en el ciberespacio; una realidad alterna de la que, convenientemente, Sonic es el único individuo que puede ir y venir a su antojo. Sin muchos detalles sobre esta nueva dimensión, y con una misteriosa voz como guía, comienza la gran aventura de Sonic.

Como es costumbre, Sonic siempre apuesta a una introducción súper relajada, en donde el conflicto se presenta como si fuera una caricatura. Por lo tanto, en unos cuantos minutos pasamos del clásico paseo por Green Hill a evitar el apocalipsis, derrotar a unos seres conocidos como los titanes y derribar las fronteras interdimensionales del ciberespacio.  Ahora bien, la narrativa no es el fuerte del juego, y puede que la primera parte de la historia se sienta un poco apresurada, pero conforme avanzamos en la trama vemos que el ritmo mejora de manera significativa y comienzan a aparecer los momentos épicos a los que nos tiene acostumbrados Sega y Sonic, así como las referencias y momentos entrañables con personajes clásicos como Tails, Knuckles y Amy.

Sonic Frontiers 5

Revelar más información sobre la trama podría arruinar algunas sorpresas entre los fanáticos, pues Sega ha sido bastante cuidadoso respecto a los spoilers. Lo que sí puedes hacer es echarle un vistazo a los prólogos del juego en forma de cómic; no son cien por ciento indispensables, pero seguro te ayudan a no sentirte tan perdido y a disfrutar más la experiencia. Regresando al juego, rápidamente descubrimos que en esta aventura nos aguardan colosales enemigos nunca antes vistos en la serie, así como una historia menos infantil... en donde, por cierto, hay una extraña niña fantasma que está tratando de matar a nuestro héroe.

The Legend of Sonic: Breath of the Frontiers

Ahora. Sonic Frontiers hace una apuesta arriesgada y toma (mucha) inspiración de Breath of the Wild para llevar al erizo a un gigantesco mundo abierto. La aventura se divide en cinco islas diferentes, cada una con su propio ecosistema, enemigos y condiciones específicas. Aunque muy sencillos a nivel jugable, estos escenarios le dan buena variedad al juego, con todo y que algunas de estas islas apenas tienen un poco de vida esparcida por toda su superficie.

Sonic Team ha hecho un gran trabajo a la hora de transportar la esencia de la serie al mundo abierto

Al comenzar a explorar por Frontiers nos encontramos con el primer cambio importante en el gameplay. Estamos acostumbrados (sobre todo en la era moderna) a que los enemigos en Sonic aguantan un solo golpe, ya sea que brinquemos sobre ellos o se atraviesen frente a nuestro ataque teledirigido. Pero en esta ocasión las cosas son un poco más complicadas y tendremos que encadenar los movimientos clásicos con una nueva habilidad que nos permite lanzar una rafaga de puñetazos y patadas para quebrar al enemigo. Esta mecánica se mantendrá a lo largo de todo el juego, y los pequeños cambios en el sistema de combate dependen del tipo de enemigo que tenemos frente a nosotros, así como su tamaño. Cada enemigo tiene una forma distinta de atacar y, por consecuencia, una forma diferente de ser derrotado.

Sonic Frontiers Review 1

Por ejemplo, el villano de Asura nos ataca con una de sus aletas gigantes y para derrotarlo hay que subir corriendo sobre él, llegar a su núcleo y ahí encadenar el ataque teledirigido más el nuevo sistema de combos. Este sistema de juegos apenas araña cambios relevantes en el gameplay, pero consigue mantenernos atentos a otra interesante novedad: el desbloqueo de nuevas habilidades y combos.

Frontiers le da un toque de profundidad al sistema de juego con un pequeño árbol de habilidades y la acumulación de experiencia para una discreta variante RPG. Las habilidades se consiguen derrotando enemigos y obteniendo los pequeños orbes azules que liberan al caer, para después entrar al árbol de habilidades y comprar algunos remates o extensiones del combo principal. Nada de otro mundo, pero funciona bien para enriquecer las acciones disponibles.

A pesar de no ser ataques comunes, las habilidades pueden ser canceladas por nuestros rivales, frenando las acciones y poniendo en riesgo la batalla. Para evitar lo anterior, y mantener un buen ritmo entre ataque y defensa, basta con mantener oprimidos los botones L1 y R1 (o su equivalente en Xbox y Switch) para bloquear al enemigo; no existe un tiempo exacto para realizar esta acción como si fuera un parry, así que podemos mantener el bloqueo hasta que el enemigo ataque y después realizar un combo.

Sonic Frontiers 2

El combate de Sonic Frontiers es una de las mejores cualidades del juego, pues no cuesta trabajo adaptarse a las nuevas mecánicas y el ritmo termina siendo muy frenético, con todo y que algunas habilidades pueden robarnos algunos segundos de acción cuando se activan. De igual manera, los elementos RPG nos ayudan a mantener la atención en el crecimiento del personaje, sin perder la esencia de Sonic. Por más cambios que quieran implementar al juego, si el erizo pierde todos sus anillos la pelea se acabó.

Pasemos entonces al mundo abierto, pues tal y como vimos en los avances, Sonic Frontiers tiene una ambientación claramente inspirada en Breath of the Wild. Por suerte, Sonic Team ha hecho un gran trabajo a la hora de transportar gran parte de la esencia del personaje a este gigantesco escenario. Para empezar, nos encontramos con un buena combinación de biomas según la isla en la que nos encontramos: podemos ver un enorme bosque en donde la lluvia siempre nos hace compañía o un inmenso desierto que guarda varios secretos en sus colinas.

Cada uno de estos escenarios está diseñado para mostrar una ambientación “realista”, en conjunto con las clásicas herramientas de desplazamiento que hacen más emocionantes los recorridos de Sonic: turbos, rieles y un montón de plataformas; todo colocado de forma estratégica para explorar cada rincón del mundo. La combinación, aunque funcional, puede resultar un poco confusa, pues no hay una buena definición sobre lo que se quiere lograr con el escenario. Tenemos un vasto mundo abierto, pero la exploración se ve interrumpida por culpa de muchas de las plataformas, y en varias ocasiones terminamos lejos de un punto de interés por culpa de una montaña rusa que ni siquiera tiene sentido que esté colocada en un bosque repleto de árboles.

Sonic Frontiers Resena 444443

Hablando de cosas sin sentido, Sonic Frontiers incluye transición de día y noche, así como una lluvia de estrellas que revivirá a todos los enemigos derrotados, muy similar a la luna carmesí de… bueno, Breath of the Wild. Lo extraño es que una vez que los muertos cobran vida también entramos a un minijuego de casino en donde apostamos monedas esperando que salgan tres figuras iguales, ¿por qué sucede esto? No lo sabemos, y termina siendo algo bastante molesto, pues ocupa mucho tiempo en pantalla y nunca le encontramos utilidad.

Como sea. A lo largo del mapa también encontramos varios puntos clave, los cuales indican que puedes acceder a un pequeño puzzle que se resuelve a través de actividades súper sencillas como correr en una esfera para llenar una marca especial, completar una carrera o seguir una secuencia de cuadros usando solo pasos laterales. Todos estos minijuegos son algo repetitivos, pero sirven para desbloquear secciones del mapa y así facilitar la exploración; nos hubiera gustado que estos tuvieran un mayor reto y fueran un poco más variados, pero funcionan de manera aceptable.

Una de las misiones más importantes que tenemos a partir de la exploración tiene que ver con los fragmentos de recuerdos, los cuales son clave para avanzar en la historia del juego, y únicamente se pueden conseguir a través de misiones que casi caen en eventos secundarios y algunas batallas con los jefes. También tenemos la misión de encontrar a los koco, pequeñas criaturas que viven en la isla y que debemos llevar de regreso con sus amigos. Además, gracias a los koco podemos mejorar algunos puntos en el rendimiento de Sonic como la velocidad con la que nos movemos por el escenario o la capacidad que tenemos para cargar anillos.

Sonic Frontiers Resena 3433

Sonic es sinónimo de velocidad y las secuencias en el ciberespacio muchas veces se quedan cortas

Si lo anterior no te parece suficiente, también tenemos al koco ermitaño, un personaje que nos ayudará a modificar nuestras habilidades, en este caso de ataque y defensa, así como a intercambiar puntos entre la velocidad y la capacidad de anillos, según convenga. La única mala noticia es que el juego no tiene un contador de kocos, así que nunca sabes cuántos has conseguido o cuántos te faltan… lo que podría ser un fastidio para los completistas.

Todos estos ajustes tienen sentido cuando recordamos a los gigantescos enemigos del juego: los titanes. El mundo abierto de Sonic Frontiers está ahí para ayudarnos a preparar una batalla más justa. Sega apuesta por enemigos menos infantiles, aprovechando la idea del ciberespacio, para poner a Sonic frente a criaturas gigantes que parecen salidas de Evangelion. No estamos ante un juego con un gameplay revolucionario, pero vaya que subimos un par de niveles respecto a lo que vimos hace unos años en Sonic Forces.

Todo lo relacionado con el mundo abierto está perfecto, pero ¿qué pasa con los niveles clásicos y los retos contrarreloj? Bueno, en Sonic Frontiers los niveles con un estilo clásico los encontramos esparcidos a lo largo del mundo abierto, en las zonas que se presentan como parte del ciberespacio. Una vez en la dimensión alterna, podremos jugar en escenarios inspirados en otros juegos de Sonic, con todas las características clásicas de la franquicia: robots por todos lados, varios caminos disponibles, un montón de referencias a lugares de otros juegos y muchos rieles para subir la velocidad al máximo.

Sonic Frontiers Resena 33

Cada uno de estos niveles se componen por hasta cuatro objetivos para alcanzar la calificación máxima, los que van desde conservar un determinado número de anillos, hasta acabar el nivel por debajo del tiempo señalado. A pesar de su toque nostálgico, no son niveles perfectos, pues la mayoría son muy cortos y muchas veces se sienten lentos. Sonic es sinónimo de velocidad y las secuencias en el ciberespacio muchas veces se quedan cortas, a diferencia del mundo abierto donde podemos acelerar al máximo con Sonic.

Parece sencillo tomar la inspiración de Breath of the Wild y colocar a Sonic en un mundo abierto, pero hay mucho más que eso

Otro punto clave en la saga de Sonic es la música y en este juego tenemos composiciones bastante tranquilas y con una sensación que nos remiten, una vez más, al Zelda de Wii U y Switch. La banda sonora cambia según las circunstancias que enfrentemos, subiendo la intensidad y las emociones al más puro estilo de un anime. Creemos que cualquier fan de Sonic estará satisfecho con el soundtrack, sobre todo al enfrentar a los titanes y sentir el poder del opening.

Por otro lado, las cinemáticas se sienten un poco acartonadas por culpa de la actuación de voz y una animación de los personajes bastante inconsistente con los gráficos del juego. Por suerte, y al igual que la historia, después de unas horas tenemos un mejor trabajo y se puede sentir como Sonic y sus amigos presentan una aventura única. Nos hubiera encantado tener el juego en español latino, sin Luisito Comunica, por supuesto, pero Sega nos dejó con las voces en castellano, y no están tan mal una vez que te acostumbras.

Sonic Frontiers Resena

En cuanto a rendimiento, Sonic Frontiers no sufre de caídas de cuadros, pero sí tiene mucho popping en todo el mundo abierto, y la velocidad de nuestro personaje hace más evidente esta situación. En varias ocasiones vimos cómo aparecían plataformas, turbos y rieles de la nada, dejando en claro que Sonic era mucho más veloz que el poder de procesamiento para todo el escenario en la versión de PS5. Esperamos que este problema pueda resolverse con una futura actualización y que no sea una consecuencia de mantener una media para todas las versiones del juego. En cuanto a opciones gráficas, Sonic Frontiers en PS5 te deja elegir entre dos opciones; jugar en hasta 60 FPS o en 4K. Por la naturaleza del juego, te recomendamos darle prioridad a los cuadros por segundo, pues la calidad no disminuye mucho y tendrás una experiencia más inmersiva.

¿Vale la pena Sonic Frontiers?

Estamos ante uno de los mejores juegos de Sonic en toda su historia

Sonic Frontiers es un gran experimento, y un enorme logro por parte de sus desarrolladores, de quienes se percibe un gran esfuerzo por crear un juego diferente. Parece sencillo tomar la inspiración de Breath of the Wild y colocar a Sonic en un mundo abierto, pero hay mucho más que eso. Lo que mejor hace Sonic Frontiers es poner a Sonic es mantener la esencia de la serie en un mundo abierto, consiguiendo un experimento entretenido y novedoso.

Sonic Team parece haber encontrado una buena fórmula para alcanzar el juego de Sonic definitivo, siempre y cuando su próximo movimiento no sea una “reinvención” de lo que ya está funcionando. Hoy por hoy, Sonic Frontiers se merece todo el éxito que pueda conseguir ante su creciente fanaticada. Aún con los errores que tiene, estamos ante uno de los mejores juegos de Sonic en toda su historia. Un juego que le da un aire fresco a la franquicia, con una historia madura y mucha emoción por lo que puede venir en el futuro de la saga. Así que sí, Sonic Frontiers vale muchísimo la pena.

Sonic Frontiers Resena 666

Gracias a @AleTheHedghog por su ayuda en esta reseña.

Temas
Inicio