HOY SE HABLA DE
Need for Speed Unbound: ¿Vale la Pena?

Need for Speed Unbound: ¿Vale la Pena?

1 comentario Facebook Twitter Flipboard E-mail
Need For Speed Unbound Resena

No es ningún secreto que la franquicia Need for Speed lleva varios años en decadencia, así que cuando Unbound llegó a nuestras manos, afrontamos el compromiso con una cuota de apatía, alimentada también, por una campaña de marketing discreta y una ventana de lanzamiento inusual para un nombre de este tamaño. Así las cosas, cuán grande fue nuestra sorpresa cuando nos topamos con un título muy bien diseñado, emocionante y divertido, rasgos que parecían negados para la serie. ¿Por qué? Bueno, acompáñanos porque te lo vamos a contar todo.

Por supuesto, Electronic Arts vendió esto como un juego que se distinguía del resto por una inusual mezcla entre realismo y elementos animados en cel-shade. Y sí, eso imprime personalidad a Unbound, pero no es ni por mucho la carne de esta hamburguesa. Tampoco lo es una historia típica de los juegos de carros; superficial y boba, que arranca lento y, de hecho, nos llevó a pensar que este sería exactamente el mismo juego hueco que habíamos visto en Heat.

Cuando des una oportunidad a Need for Speed Unbound, ten paciencia con el prólogo, que poco favor le hace a la experiencia. Es hasta que dejas atrás la primera hora, que el juego se abre como el capó de un convertible, descubriendo lo que lo hace especial: su estructura.

¡El dinero es dinero, aprende algo, dinero!

Al igual que Need for Speed: Heat, Unbound se desenvuelve en una ciudad abierta, y como Heat, divide su jugabilidad en turnos sucesivos de día y noche. Como dijimos, empiezas a jugar y piensas "¡Caray, ya no se esfuerzan nada!", pero, pero, pero… existe una diferencia importantísima. En Unbound, la experiencia y la progresión no existen, y no importan, lo que importa es el dinero, y lo que el dinero te permite hacer. Punto.

Entrar en las competencias demanda cierta suma y cada día y cada noche abonan al progreso de una semana (el modo historia abarca un mes), al final de la cual hay un evento especial para el que necesitas muchísima plata, un vehículo de una categoría concreta o ambos, porque tunear tus autos requiere… adivinaste: dinero. Eso imprime una sensación de urgencia a cada salida al mundo, y la urgencia le viene perfecto a un juego de carreras.

La relación riesgo/recompensa yace en perfecto balance

Cuando abandonas el taller mecánico, tienes el propósito de ganar la mayor cantidad de dinero, ya sea para poner tu auto a punto o para juntar el efectivo requerido para participar en la carrera especial del sábado.

El mapa ofrece el típico repertorio de competencias de diferente categoría y tipo, ya sean de velocidad, de derrape, de desparpajo; a campo traviesa, por la ciudad, etcétera. Puedes correr todo lo que quieras e incluso apostar una pequeña suma adicional con algún corredor específico de la I.A., pero conforme vas juntando plata, crece también la probabilidad de perder muchísimo a manos de la policía, que siempre está lista para intervenir, ya sea durante las carreras o durante tus trayectos entre eventos. Eso genera un dilema: ¿participas en un evento más con la probabilidad de que, esta vez, sí te atrapen o regresas al garaje a depositar lo poco que llevas? "¿Qué más da ir a depositar o no?" -podrías pensar-, bueno, una vez que depositas, pierdes medio día, y la fecha límite de esa semana está un poco más cerca, como si fuera un examen para el que hay que prepararse.

Need For Speed Semana

Existen 5 categorías de autos: B, A, A+, S y S+. Una vez que llegas a las "S", las cosas son más fáciles porque las competencias ofrecen más dinero y porque, por sus capacidades, los vehículos "S" son mejores para escapar de la policía. Pero al comienzo, las competencias recompensan con poco y a los carros les resulta realmente complicado huir, así que cuando llevas 20 mil o 30 mil dólares y traes dos o tres patrullas atrás, te sudan las manos ante la idea de perderlo todo.

La relación riesgo/recompensa yace en perfecto balance y eso le da significado a lo que haces dentro de Unbound, pero especialmente a las persecuciones. Tienes una motivación real para escapar. Cuando te las arreglas para regresar con una suma importante, sientes enorme satisfacción, pero la desdicha es proporcional cuando te atrapan y, eventualmente, te van a atrapar.

Nfs Policia Cuando la policía entra, la emoción es máxima

Chico malo, chico malo

El diseño de las patrullas y su conducta, también están mucho mejor delineados aquí que en Heat. Existen varios tipos de vehículo de la ley, cada uno con fortalezas y debilidades claramente establecidas. Algunos son rápidos, pero frágiles ante tus embestidas, otros son pesados y fáciles de evadir, pero muy destructivos y difíciles de averiar con choques directos; y también los hay OP, rápidos y brutales. Qué tipo de patrullas te avientan, depende del tipo de carrera, el tiempo que lleves afuera o la hora del día.

Por su parte, tus carros también tienen virtudes y debilidades concretas, e incluso existe una categoría de piezas en el garaje, enfocada precisamente en las interacciones con la policía. Hay refacciones que hacen a tu carro más resistente, las hay para hacerte difícil de detectar, hay otras para acumular boost más rápido, etcétera.

Derrape Y Efectos Nos hubiera gustado que aprovecharan más el cel shade, pero luce fenomenale de cualquier forma

Esto nos lleva al tema del tuneo que es sumamente fácil de entender. Parte del dinero que ganas tiene que ir a mejorar tu taller mecánico, a través de 3 niveles. Para que tu carro pase de B a A, por ejemplo, tendrás que meterle piezas costosas, reservadas para niveles específicos de desarrollo del garaje y, conforme vas mejorando el carro, este va subiendo de categoría para competir en carreras más gratificantes. Puedes comprar los autos de elevada categoría directamente, pero del comienzo del juego al punto donde te sobre suficiente plata como para eso, pasará un buen rato.

Need for Speed no reinventa la rueda, pero sí le da propósito

Del tuneo también dependen tu nivel de adherencia, velocidad máxima de aceleración, capacidad de derrape, etcétera. Todo esto está expuesto con sliders intuitivos que datan de hace varios años y no representarán compilación alguna para nadie, pero si no ajustas bien tu carro, controlar el vehículo podría ser complicado, así que este aspecto tiene importancia, más allá de abonar a la fantasía de ser un mecánico experto.

Todo es muy intuitivo aquí y eso diluye la sensación de frustración y confusión que sentíamos en Heat, donde las persecuciones tenían un matiz azaroso irritante, pues no parecía haber una lógica consistente en la forma como ocurrían y como terminaban. Aquí, si te atrapan, sabes perfectamente por qué, y si escapas, también: aceleraste tanto que dejaste atrás a los policías, tu carro pudo embestir a la patrulla directamente, la patrulla chocó de frente con otro carro o cambiaste de dirección súbitamente, impidiendo que la persecución pudiera continuar. También existe la opción de ocultarse bajo un puente o en un granero y apagar el motor, disminuyendo significativamente la capacidad de la policía para encontrarte, ya sea por tierra o por aire, o simplemente puedes optar por evadir a la ley, como si de un Metal Gear motorizado se tratara, manteniéndote lejos de los conos de visión de las autoridades. Suena aburrido, pero cuando llevas una fortuna en la cajuela y estás a dos cuadras del garaje con una patrulla adelante, preferirás comportarte como un NPC y pasar desapercibido.

Historia Boba

Además, las patrullas aparecen durante las carreras, y son capaces de desatar el caos. Quizás vas ganando y en eso ¡bam! Llega una patrulla a hacerte la vida imposible. Pero del mismo modo, puedes ir rezagado y ver a tus rivales volcar aparatosamente ante la embestida de la ley, abriéndote el paso directo a la meta. Hubo carreras con mucho dinero de por medio que se volvieron realmente emocionantes de ver como persecuciones, incluso para aquellos que no estaban jugando. También es súper sabroso medir a una patrulla a la distancia, aplicar boost y pegarle con todo, dejándola fuera de combate. Si tenemos un reproche para todo esto es que, pese a tratarse de Criterion, la física de colisión es limitada. No diríamos que los choques son de cajas de zapatos al 100%, porque sí ves cofres retorcidos y puertas descuadradas, pero nada que ver con Burnout. Si vas a promover los choques -cosa que sí ocurre en Unbound- ponles un poco más de sabor, ¿no?

Taller Los efectos de cada refacción para tu carro se reducen a algo muy simple: entre más verde, mejor

Hay  misiones dentro del juego, pero no como en Heat, que mataban el ritmo y te agobiaban con diálogos y traslados monótonos. Acá se trata de conducir carrazos de lado a lado, lo más rápido posible; de llevar autos del punto A al punto B con la menor cantidad de daño, mientras la policía te persigue; las hay de llevar a fugitivos a puntos concretos del mapa -que desbloquean escondites-, y todo esto da dinero. Mejor aún, puedes o no aceptar estas misiones. Muy poca cháchara, pero eso sí, velocidad y plata. Todo es práctico aquí. ¿Encontraste un coleccionable? Te dan un poco de dinero. ¿Cruzaste un checkpoint de velocidad súper rápido? Dinero. ¿Encontraste cierto número de murales? Dinero. Es poco, pero en este juego, poco es mejor que nada. Todo suma. Need for Speed Unbound no reinventa la rueda, pero sí le da propósito, y eso cambia la fórmula por completo. Elementos jugables que en Heat eran monótonos, acá tienen más sentido, y eso permite disfrutar mucho más el paquete completo.

Un carro con algunos golpes

Por supuesto, Need for Speed Unbound es imperfecto. El tema del ánime encaja de forma poco cómoda con el aspecto realista del mundo, uno que, pese a estar inspirado por otra ciudad, tiene un aire familiar excesivo, cuando recordamos a la Miami de Need for Speed Heat. No nos malentiendan, el rendimiento en PS5 es impecable, pero no hubo un salto gráfico ni conceptual muy marcado a nivel urbano.

Por personalización, no hay queja

El asunto del cel shade también se percibe como un recurso desperdiciado, pues todos los efectos están basados en un diseño base, al que sólo le cambian el concepto. El humo simplemente cambia de color y, quizás en vez de alas, cuando aprietas boost salen unos naipes o, en vez de un símbolo de sombrero arriba del techo, aparece uno de dinero o de bocina. Está bien, pero cuando recordamos cosas como Into de Spider-verse y el hecho de que el juego es exclusivo de la generación actual, es difícil no sentir que se pudo hacer muchísimo más.

En ese mismo orden de ideas está el modo fotografíco, que para tratarse de un juego que presume de tener efectos espectaculares, persecuciones en la noche, neón y accidentes aparatosos, resulta súper básico. No hay filtros interesantes ni asistencias que hagan de tus capturas algo que valga la pena enmarcar. Con esfuerzo encontramos una decente para poner hasta arriba de esta reseña.

Identidad Nfls El boost tiene dos barras, una se llena con el tiempo y otra con combos, acumula ambos y ve lo que pasa

Eso sí, por personalización no hay queja y será fácil que conviertas tu auto en algo que parezca salido de Fast & Furious, ciertos coleccionables desbloquean artículos de personalización y también puedes poner a tu protagonista el toque personal con un armario repleto de ropa y accesorios de diferentes marcas.

Pero la gran queja es, en realidad, para el apartado online. Es una bendición que Need for Speed Unbound no sea un juego-siempre-en-línea como sus antecesores -de hecho es un componente completamente independiente-, pero a cambio recibimos un modo muerto. Esperábamos que el tema de las apuestas, del riesgo y del caos, se trasladara fácilmente al espacio conectado, pero no fue así. Criterion te invita a desarrollar tu garaje en línea, el problema es que con 16 jugadores por servidor (a veces menos) y un mapa con varios eventos, será difícil que encuentres una carrera con más de 3 corredores, y ya ni hablemos de lag porque eso termina por rematar a la experiencia.

La gran queja es para el apartado online

Ese no es el único desperfecto. Verás, si bien la ciudad de Unbound no tiene nada especial cuando comparada con otras, hay peatones, trenes en movimiento, tráfico, etcétera. En línea, todo eso está diluido. La policía ni siquiera aparece y el mundo, en general, se percibe estéril.

Para el final dejamos los temas técnicos, donde la queja más importante es que Need for Speed Unbound viene en inglés con subtítulos en ese mismo idioma o en castellano europeo, con todo lo que eso implica para efectos de inmersión o, mejor dicho, falta de inmersión, "tío". La selección musical podrá o no gustar, pero de que encaja perfecto con el juego, no hay duda y siempre terminamos buscando algún tema en Spotify, lo que es buena señal. Hay música licenciada de todo tipo, así que no te vas a aburrir. Y si juegas en PS5, disfrutarás de resistencias en los gatillos.

Todo Estilo

Afortunadamente, el modo historia salva por completo a Need for Speed Unbound, un juego que demuestra el toque maestro de Criterion para los juegos de carreras y que, de haber salido un poco antes, hubiéramos nominado sin titubear para la categoría de juego Deportivo y de Carreras del Año, especialmente porque Gran Turismo 7 tuvo tropiezos estrepitosos con su dependencia al online. Need for Speed Unbound desperdició varias oportunidades para ser una obra maestra, pero definitivamente es la mejor entrega de la franquicia en varios años y vale completamente la pena, si eres fan de la serie o buscas un juego de carreras que lleve tus sentidos al máximo.

Comentarios cerrados
Inicio