De desarrolladores a soldados: así es como vive un estudio de videojuegos el conflicto de Ucrania
Especiales

De desarrolladores a soldados: así es como vive un estudio de videojuegos el conflicto de Ucrania

"Muchos de nosotros nos despertamos a las 5 de la mañana con el sonido de sirenas, explosiones y teléfonos sonando como locos. Un estado de emergencia había sido declarado poco antes y la ley marcial entró en efecto poco después". Con estas palabras fue que comenzó la entrevista que Sergey Ogansyan, gerente de comunicaciones del estudio ucraniano Frogwares , concedió a 3DJuegos LATAM. Se trata de un tipo sobrio, pero amable, aunque en sus palabras, claramente distinguimos el enfado por lo que está pasando. Nada más imagínate, un día estás estresado por una junta, los pendientes de la vida cotidiana, fechas de entrega, impuestos, y al siguiente, tu ciudad y tu hogar están siendo bombardeados.

Hace falta vivir debajo de una roca para desconocer lo que está ocurriendo con Frogwares y con Ucrania en general. La madrugada del 24 de febrero pasado, Rusia emprendió una invasión a gran escala a Ucrania. Pero una cosa es ver las noticias, enterarte de cómo ha respondido la comunidad internacional e incluso las grandes empresas de videojuegos, y otra que alguien te cuente de primera mano cómo es trabajar en un estudio de videojuegos de allá y… bueno, cómo es vivir allá.

Sergey

"Kiev era y todavía es una ciudad extremadamente vibrante", nos dijo Sergey, a quien puedes ver aquí a la derecha. "Mucha gente que piensa que Ucrania es este país pobre de Europa del este, atorado en los días de la Unión Soviética, se sorprende cuando visita Kiev u otras de sus ciudades, como Leópolis, Odessa, Karviv, etcétera". Ucrania es el país más grande de Europa -detrás de Rusia, que abarca como 10 zonas horarias- y Frogwares fue fundado en el año 2000, precisamente, por un par de franceses que descubrieron en Ucrania un pequeño paraíso.

Algunos en el equipo se unieron a la lucha, pues tenían experiencia militar previa

Previo a la guerra (y a la pandemia, ¡cómo olvidar la pandemia!), la mayor parte de los miembros de Frogwares trabajaba en una misma oficina. Con menos de 100 miembros, era el tipo de operación que permitía a sus integrantes conocerse entre sí y mantener una relación estrecha. Encima, es un estudio que hace juegos singulares y sus desarrolladores no sólo lo saben, sino que portan ese estandarte de excentricidad con orgullo. Sherlock Holmes es uno de sus títulos insignia. Y si te suena un título bautizado The Sinking City, bueno, pues ese también. "Sabemos que los juegos que creamos no son para todos. No podemos y no queremos apuntar a lo 'mainstream', así que siempre ha habido esta sensación de camaradería. Sabemos que lo que hacemos es un poco diferente".

Dicho todo eso, tanto los miembros de Frogwares, como la población ucraniana en general, llevaban tiempo sin vivir en un país normal, normal, así lo que se dice normal. En 2014 hubo una revolución que había causado un cambio de gobierno y, si bien, la invasión actual concentra excepcional atención, la guerra se respiraba desde mucho antes, pues Rusia había anexado Crimea y disputado otros territorios desde mediados de la década pasada. "Yo mismo tuve que huir de mi hogar en 2014 y no he vuelto desde entonces. Ahora, en 2022, he tenido que huir nuevamente". Sergey es de Donetsk o, cuando menos, fue ahí donde cursó su maestría en Ciencia Política entre 2006 y 2011. Busca Donetsk en un mapa y descubrirás que hoy es, de hecho, un territorio controlado por Rusia.

Frogwaresteam
El equipo de Frogwares

Pero volviendo a la actualidad, hasta enero de este año, las cosas pintaban… no tan mal: con una amenaza latente a la que, de algún modo u otro, todos se habían habituado. Fue la acumulación de tropas rusas en la frontera la que empezó a dibujar un panorama diferente, más inquietante, y pese al tono tranquilizador tanto del hoy célebre presidente Volodymyr Zelensky, como del propio Vladimir Putin, la mayoría de las personas ya tenía un plan de evacuación listo para los primeros días de febrero.

Frogwares no fue la excepción. Canales de Discord se establecieron para ayudar a sus miembros a moverse, a evacuar, a encontrar todo aquello que necesitaran para sobrevivir. "Todos en el equipo estamos a salvo y vivos. Pero la historia de cada uno es diferente. Hay miembros del equipo que perdieron amigos y familiares, mientras que algunos tienen familiares en situaciones o lugares peligrosos", continuó Sergey, a quien leemos mientras observamos algunas de sus fotos en E3, concediendo entrevistas a IGN y en otros eventos de videojuego similares… su vida ha dado un vuelco drástico. Ya nadie va a la oficina física de Frogwares, por supuesto, pues resulta más seguro trabajar desde casa.

Preferimos lidiar con ataques de cohetes y sirenas de bombardeo todos los días, que esperar en algún otro lado

Muchos miembros de Frogwares se quedaron en el país y se quedaron a pelear. Aquello del estado de emergencia y la ley marcial es abstracto si no sabes lo que implica. Hubo un punto -desconocemos si sigue vigente- en que todo hombre mayor de 18 y menor de 60 años tuvo prohibido salir del país, pero en muchos casos, ni siquiera hizo falta imponerlo. "Algunos en el equipo se unieron a la lucha, pues tenían experiencia militar previa, así que sus habilidades resultan extremadamente valiosas para el país en este momento. Algunos se movieron al lado humanitario de tiempo completo, contribuyendo con el flujo de recursos y otros proyectos que apoyan directamente a las fuerzas armadas. Frogwares sigue pagando a estos compañeros y hemos dicho a todos ellos que, cuando la guerra termine, su lugar en el equipo seguirá aquí, esperándolos con los brazos abiertos".

Por su puesto, Frogwares no es el único estudio atrapado en el conflicto. Un vistazo por Google revela que hay como 30, incluyendo uno de Ubisoft y GSC Gameworld, los responsables de STALKER 2. Sergey mencionó también a Vostok Games y a Sengi Games. Pero de todos ellos, Frogwares fue el único que contestó y ni cómo reprochárselos. Sólo podemos imaginar las circunstancias por las que atraviesan. En el caso de GSC Gameworld, la información que tenemos es que se mudaron a Praga, lo que nos llevó a preguntar por qué Frogwares no hizo lo mismo.

"[Mudar la empresa] se dice fácil, pero no lo es. No podrías convencer a más de 90 personas de abandonar sus casas, sus vidas y a su familia para lo que al final es sólo un trabajo", señaló Ogansyan y debemos de confesar que, con ello, nos dejó pensando. A menudo se cultiva la concepción del trabajo como algo tan importante como la vida misma, pero ante circunstancias como esta, uno recuerda que no lo es.

"Día 22.  Los ataques de los invasores rusos se redujeron al mínimo. Ucrania avanza sin descanso hacia la victoria y la paz. Hoy incluso hemos reanudado la lluvia de ideas sobre nuestros nuevos proyectos"

¿Que cómo afectó esto a la operación? Pues como te imaginas. Todo se detuvo. De hecho, el motivo por el que llegamos a Frogwares fue, precisamente, encontrarnos con el anuncio de algunos retrasos motivados por la guerra. ¿Qué opción había? Aparentemente, la reacción fue comprensiva de fans y publishers por igual. "Nuestro próximo gran juego se detuvo también. Hacer pre-producción, prototipos y ensayos en esta situación resulta extremadamente difícil y casi imposible" Sin mencionar el impacto económico.

Frogwares2
"Frog" viene de "froggies", la forma juguetona en la que los ingleses se refieren a los franceses.

Ahora bien, a diferencia de otras urbes al este de Ucrania, Kiev hoy está más o menos libre de la amenaza rusa. Los primeros días de la guerra vieron a Kiev convertirse en un campo de batalla que, por su cercanía con Bielorrusia y su condición de capital, lo convertían en un blanco crítico y supuestamente fácil de conquistar. Bastaron algunas semanas para que los invasores descubrieran que quizás no era tan fácil y se retiraran, así que más de uno está regresando. "Muchos de nosotros, incluso quienes habían huído a otros continentes, han empezado a volver a Kiev. (...) Y esto te dice mucho sobre la mentalidad de la gente aquí. Queremos estar en nuestro hogar, en Ucrania. Preferimos lidiar con ataques de cohetes y sirenas de bombardeo todos los días, que esperar en algún otro lado. Las ciudades tienen que empezar a funcionar otra vez y que nosotros estemos ahí es parte muy importante de ese proceso".

Para quienes quieran y puedan donar al país, por favor háganlo

El futuro del estudio, sin embargo, depende por completo del resultado de la guerra, nos dijo Sergey, implicando que no querrían vivir en un país conquistado. Eso sin mencionar que Rusia es un estado brutalmente castigado por las sanciones económicas, de modo que si Ucrania cayera -escenario que luce muy remoto hoy- es una incógnita enorme si la actividad empresarial podría operar de la misma manera que antes. "Lo que sea que pase con nosotros como compañía, depende mucho de lo que pase con nosotros como nación".

¿Qué puedes hacer? Bueno, si conoces a un estudio ucraniano, compra sus juegos, pero hay más. "Se supone que uno conteste cosas lindas a preguntas como esta, pero seré brutalmente honesto aquí: lo principal que pedimos de tus lectores es que se mantengan vigilantes y que apliquen pensamiento crítico en línea". Para Sergey, el discurso en línea está plagado de ruido y propaganda que dañan aún más a su país. "Por lo concerniente a quienes ya pueden ver a través de las mentiras y sólo quieren ayudar, lo más útil es seguir hablando de esto, seguir compartiendo las historias que encuentren para que la lucha siga en las primeras planas y en la mente de las personas. (...) Y para quienes quieran y puedan donar al país, por favor háganlo. El país necesita esto ahora y para cuando comience la reconstrucción. Hay una recopilación de organizaciones genuinas y comprobadas con los pasos más básicos a tomar para ayudarnos".

Cuán grande fue la sorpresa para nosotros al descubrir, mientras escribíamos este artículo, que alguien había decidido ayudar al estudio Frogwares, y hacerlo a lo grande. Ese alguien fue Epic Games, compañía que les concedió un mega préstamo para ayudar a amortiguar el impacto financiero que la guerra causó en el estudio. No sólo eso, Frogwares decidió seguir adelante con un nuevo proyecto, si bien no tan ambicioso como hubieran deseado, en lo que calificaron como un "dedo medio" para los invasores.

"Estamos revelando el juego ahora, de esta manera, simplemente para mostrar a la gente que estamos luchando y también como un claro dedo de en medio para quienes pensaron que simplemente podían meterse en nuestro país para interrumpir y arruinar nuestras vidas", explicó el estudio en un comunicado.
Arte conceptual de Project Palianytsia
Arte conceptual de Project Palianytsia, próximo juego de Frogwares

El nuevo proyecto, nombre clave Project Palianytsia, será un juego de suspenso e investigación muy en la vena de The Sinking City y la saga Sherlock Holmes, aunque más modesto que el mundo abierto al que habían apuntado antes de la invasión. Frogwares está empezando desde cero, lo cual es encomiable, dadas las circunstancias, pero están consciente de que puede lograrlo, remando contra viento y marea. La revelación formal del título será este verano.

No queremos cerrar este artículo sin antes agradecer a Paul Milewski, persona clave en la realización de esta entrevista.

Temas
Inicio